Conoce los efectos secundarios de los analgésicos en tu salud

Suelen venderse sin récipe, se toman como caramelos. Las personas tienen la extraña costumbre de tomarlos sin poner un límite de tiempo a su consumo; los analgésicos son los favoritos de aquellos que les encanta automedicarse. La realidad es que después del alivio del dolor, el exceso de estos en nuestro cuerpo comienza a dejarnos débiles y enfermos.

Sí, los analgésicos pueden dañar tu estómago. El ibuprofeno (el más conocido y consumido de todos) daña tu hígado y tu cerebro. Algunos análgesicos vienen derivados del opio, el más común es la codeína y la morfina, responsables (según estudios hechos en Estados Unidos) de 15.000 muertes al año sólo en USA.

Hay efectos de los analgésicos que seguro no notaste, como por ejemplo: el estreñimiento. Los analgésicos deben ingerirse con mucha agua para que el paciente tenga una digestión normal. Algunos analgésicos suelen causar somnolencia, ya que adormecen los receptores de dolor del cuerpo.

La industria farmaceútica no suele hablar mucho de estos efectos secundarios, muy en especial del más temido: la adicción. Nuestro cuerpo se convierte en dependiente de los analgésicos logrando así no poder combatir el dolor al menos que los ingieras.

Existen dos tipos de analgésicos que puedes comprar sin receta médica:

Existen dos tipos principales de analgésicos sin receta:

Antiinflamatorios no esteroideos (AINES):

  • Ibuprofeno
  • Aspirina
  • Naproxeno

Acetaminofén:

  • Paracetamol
  • Tylenol
  • Anacin 3
  • Datril

Los analgésicos pueden también causar un efecto rebote, es decir, consumirlos regularmente más de tres veces por semana logra que el dolor de cabeza reaparezca. El consumo mayor a los 2,400 mg de ibuprofeno o 150g de diclofenaco, eleva en 1/3 el riesgo de accidente cerebrovascular, ataque cardíaco y muerte.

Es importante siempre evitar la automedicación, asegurarse de leer las indicaciones y suspender el tratamiento cuando lo indique su doctor para evitar así sobredosis o efectos no deseados a largo plazo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*