Aleja las alergias de tu casa con estos trucos

Para una persona alérgica, el objetivo principal de las tareas domésticas consiste en reducir el polvo y acabar con los ácaros. Hay que pasar la aspiradora a menudo, escoger el suelo adecuado e impedir la entrada de las mascotas en el dormitorio.

Ya que las alergias son una patología crónica que va empeorando con el tiempo, lo mejor es reducir o eliminar todo aquello que pueda ocasionar atopias.

10 trucos para hacer frente a las alergias en casa

  1. Compra la aspiradora adecuada: Comprueba que tu aspiradora dispone de un filtro de aire de alta eficiencia. Quita el polvo y pasa la aspiradora por toda la casa una vez a la semana.
  2. Elige las tapicerías con cuidado: Los ácaros del polvo, el pelo y las escamas se adhieren a las telas; son más aconsejables los suelos y las alfombras lavables. Las cortinas atraen a los ácaros: pasa la aspiradora y lávalas.
  3. Compra fundas a prueba de alérgenos: Compra fundas a prueba de alérgenos para almohadas, colchones y edredones. El tejido es muy tupido para evitar la entrada de alérgenos de la ropa de cama.
  4. Lava la ropa de cama a alta temperatura: Lava sábanas, fundas de almohada y colchones, y mantas a 60ºC para acabar con los ácaros. Si las instrucciones aconsejan lavado en frío, mete en el congelador durante seis horas para matar los ácaros.
  5. Mantén todo fresco y seco: Como los ácaros del polvo adoran el calor y la humedad, abre las ventanas, mantén baja la temperatura y, si es necesario, utiliza un deshumificador, sobre todo en los dormitorio.
  6. La ropa de cama de tu mascota: Opta por prendas lavables a máquina y lávalas mínimo cada dos semanas. Elige cestas de plástico que se limpian fácilmente.
  7. Baña periódicamente a tu mascota: Los baños periódicos reducen la cantidad de alérgenos que se propagan por la casa. Si inicias la rutina del baño cuando son cachorritos, es posible que se acostumbren.
  8. Evita la piel seca y escamosa: Para impedir que la piel del perro se vuelva seca y escamosa, pon a diario una pequeña cantidad de aceite vegetal en su dieta. A los gatos les va bien aceite de pescado o de sardinas una vez por semana.
  9. Cepilla las mascotas con frecuencia: Acostúmbrate a cepillar a tu mascota al menos una vez por semana. Péinala al aire libre y delega la tarea en las personas menos alérgicas de tu familia.
  10. Evita que entren en el dormitorio: Impide que las mascotas entren en los dormitorios o se suban a las camas. Siempre que puedas, es aconsejable que los mantengas apartados de las tapicerías.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*