Si tu cuerpo necesita calcio te enviará estas señales

Algunos olvidan consumir el calcio porque su dieta no tiene los alimentos que lo proveen, otros son intolerantes a ciertos alimentos cargados de calcio. Lo importante es siempre estar atento a las señales de nuestros músculos y huesos para comenzar a ingerir calcio así sea en suplementos alimenticios.

La primera señal es el insomnio, algunas personas con deficiencia de calcio tienen problemas para conciliar el sueño, o sucede que al dormir nunca lo hacen profundamente y despiertan igual de cansados.

La segunda señal son los calambres, es normal los calambres, se diría que es la señal más común, porque estos se hacen constantes y no puedes moverte o caminar sin sentir dolores repentinos y muy fuertes.

Los dientes también te dirán cuánto calcio necesitas, pues el color de ellos cambiarán y verás que se hacen un poco más transparentes. Los niños con deficiencia de calcio suelen tener retrasos en el crecimiento de sus primeros dientecitos.

La pubertad tardía en adolescentes puede ser un indicio de falta de este mineral, problemas relacionados con la menstruación también puede ser una señal de deficiencia de calcio. Asimismo puede ocurrir que algunas adolescentes sufran de cólicos premenstruales debido al déficit de este mineral.

Por último, tus uñas y tu cabello se verán gravemente afectado por la falta de calcio. Serán más débiles y crecerán con lentitud. Pues el calcio produce hormonas llamadas andrógenos que permiten el crecimiento rápido del cabello y lo hace más fuerte. Ante todo esto sabrás estar más atento a las señales que envía tu cuerpo, te dejaremos por aquí una lista con los alimentos que contienen calcio:

  • Productos lácteos (leche, yogur, queso, etc.)
  • Pescados, especialmente sardinas y salmón
  • Jugo de naranjas
  • Vegetales verdes, especialmente espinacas, acelga y puerro
  • Col, repollo y brócoli
  • Huevos
  • Almendras y avellanas
  • Garbanzos
  • Pistachos
  • Tofú
  • Nueces
  • Lentejas
  • Bacalao
  • Alcachofas
  • Judías verdes

fuente: web-salud

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*