Trucos para prevenir el daño en tus libros

El problema principal de el envejecimiento rápido en tus libros es el exceso de polvo y el almacenamiento de estos en lugar oscuros y húmedos. Primero debes tener en cuenta dónde ubicas tu biblioteca. Toma como referencia un lugar de la casa libre de humedad y con ventilación, evitando siempre que los rayos del sol penetren en tus libros, pues las páginas y la portada pierden color con los rayos ultravioleta.

Limpia semanalmente el polvo de tu biblioteca, si es de madera, usa productos especiales para crear una capa protectora sobre este material. Puedes tomar un trapito y sacudir tus libros delicadamente, y por encima. Siempre que limpies el mueble donde se encuentra tu colección de novelas o cuentos, asegúrate de que esté seco, la humedad será tu peor enemiga, y atraerá a esos animalitos devoradores de papel.

Ubícalos siempre de forma vertical sobre una superficie plana, no los dejes mucho tiempo recostados de una pared porque así se prolifera la humedad dentro de sus páginas.

Fuente: emedemujer.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*