La nueva generación se compara la comida con el sexo

Un informe publicado por Hava Worldwide confirma que el 54% de la generación millennials cree que la comida puede ser igual de plancetera que el sexo.

Esto es totalmente válido, porque al tener sexo, o al comer, nuestro cerebro libera dopamina, la hormona que envía esa señal de anhelo y antojos. Y el cableado del cerebro que apoya el centro de placer de los alimentos es bastante similar al que apoya al centro de placer del sexo.

Comer y tener relaciones sexuales son experiencias similares, ambas se acoplan a sentidos como el tacto, el gusto y olfato. “Estas sensaciones son las mismas que estimulan la excitación y llevan a su punto culminante”, escribió Annie Zimmerman en un artículo que investiga si comer puede ser tan placentero como un orgasmo.

La denominada “food porn”, continuó Zimmerman, es un gran ejemplo de cómo tanto la comida y el sexo pueden ser visualmente excitantes. Y es que, ¿puedes decir realmente que nunca te has quedado sin aliento ante la foto de un platillo?

El informe de Havaas, que entrevistó a cerca de 12,000 adultos de 37 mercados de todo el mundo, también reveló que, dada la posibilidad de elegir entre el sexo y una excelente cena en un restaurante, el 35% de la “generación Y” elegiría la comida.

fuente.imujer.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*